Ésta es mi Casa, tu Casa

Los textos de Januman están protegidos por Copyleft.

Puedes compartirlos y citarlos, pero respetando la autoría y sin modificarlos. También puedes pasar a la terraza: facebook.com/capitanjanuman

sábado, 6 de agosto de 2011

CONFIDENCIAS


Sí, lo sé, las entradas se espacian en un lento goteo que rompe silencios cada vez más largos con una resonancia a pozo que se agota. Confieso que me cuesta escribir, especialmente aquí, en este blog, que surgiera ya hace dos años del delirio de una noche interminable de verano. Ni siquiera sé si me seguís leyendo, a excepción de mi queridísimo y paciente trío de damas del norte, la vieja guardia de la taberna, sin la cual ya hace tiempo que hubiera colagado el carteL de se traspasa. En el fondo puede que me escriba a mí mismo, el blog siempre tuvo algo de onanista.

Nació con escasas pretensiones de lectura, como mensaje en botella que se lanza al mar con apenas esperanzas de que llegue a algún destino, pero escrito más como Crusoe, a modo de un diarío que aliviase la inmensa soledad de mi naufragio. No ocultaré que aquel inicio contenía ocultas intenciones, que no merece la pena develar ahora; pertenecen a la trastienda de mi vida, esa cocina de Januman en la que se ha guisado a fuego lento cada entrada. Lo sé, parece incongruente ese juego de palabras de ocultismo, pero aquello que causó dolor debe permanecer en las letrinas, donde el tiempo y la conciencia lo fermentan para extraerle su esencia. Todo pasa y solo queda el aroma del recuerdo. La melancolía, esa infección que reinaba a sus anchas en las mucosas inflamadas de mi alma, resulta una pose vanidosa del orgullo, una muleta que nos vuelve cojos, una pereza existencial que nos postra en lechos de seda tejidos por el gusano del miedo. Ya hace tiempo que renuncié a servirme el pasado en copas de cristal de bohemia, y prefiero beberme el ahora en el cuenco de mis manos.

Sí, taberna y cocina han ido de la mano en un proceso perceptible a cada entrada, un parelismo emocional del que habéis sido cómplices de lesa intimidad. Lejos quedan aquellos comentarios que se sucedían en cascada febril y palpitante, aquellas escaramuzas elegantes en que palabra a palabra nos desnudamos de ropaje mientras manteníamos la máscara y el antifaz como trinchera. Fue hermoso, pero ya no es, como tantas cosas, como tanta gente.

Yo mismo no soy yo. Apenas me reconozco en aquel que ávido abría la tapa del portátil y sorbía vuestras palabras con los ojos lamiendo la pantalla. Murió, naufragó en su propia isla, buscando una sirena en los mares del amor propio. Y en ese pozo que se abre cuando se secan las olas y no queda más que arena y fango, chapotée como pez que se asfixia en el aire, dando bocanadas al abismo mientras mi piel se cuarteaba. Aún no sé como he llegado hasta aquí, pero mordí el anzuelo que la vida me lanzó y nadé, como marino borracho en busca de orilla, como lobo famélico que encuentra carne bajo el hielo. Comenzó a llover, y cada poro se hizo boca, y bebí. Solo cuando navegué sin rumbo llegó una sirena, solo cuando renuncié a perderme pude encontrarme.

Todo está escrito en el blog. No importa si nadie lo lee. El simple hecho de dejar que estas palabras existan como tales justifica este momento. De eso va esta entrada, de encontrar un porqué seguir escribiendo aquí. Es una tarde hermosa de agosto. El cielo de Castilla es un mar surcado por una flota de algodón. La ciudad está hermosa, bronceada, como sentada en la terraza de si misma a ver pasar las nubes. Me siento vivo al escribir, hay una voz que resuena en mi sangre, que borbotea en mi boca. Quizás me leas y recuerdes que existes. Solo por eso merece la pena.

...........

Esta entrada surge de una canción, LA MAZA, recobrada del pasado gracias una versión renovada. La original es de Silvio Rodríguez. Mercedes Sosa hizo un versión espléndida con esa voz suya de raíz y tierra. Existe otra a dúo con Shakira más que aceptable.

La letra es magnífica en boca, aunque no de fácil digestión. Puede que incluso cada uno le encuentre su propio sentido. El de Silvio, el autor, te lo dejo al final por si te apetece contrastarlo con el tuyo. Por cierto, el sinsonte es un pájaro de Cuba.

Si no creyera en la locura
de la garganta del sinsonte (pájaro)
si no creyera que en el monte
se esconde el trino y la pavura (miedo)

Si no creyera en la balanza
en la razón del equilibrio
si no creyera en el delirio
si no creyera en la esperanza.

Si no creyera en lo que agencio
si no creyera en mi camino
si no creyera en mi sonido
si no creyera en mi silencio.

Qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Un amasijo hecho de cuerdas y tendones,
un revoltijo de carne con madera,
un instrumento sin mejores resplandores,
que lucecitas montadas para escena.

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Un testaferro del traidor de los aplausos,
un servidor de pasado en copa nueva,
un eternizador de dioses del ocaso,
júbilo hervido con trapo y lentejuela.

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.

Si no creyera en lo más duro
si no creyera en el deseo
si no creyera en lo que creo
si no creyera en algo puro.

Si no creyera en cada herida
si no creyera en la que ronde
si no creyera en lo que esconde
hacerse hermano de la vida.

Si no creyera en quien me escucha
si no creyera en lo que duele
si no creyera en lo que quede
si no creyera en lo que lucha.

Ay, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Un amasijo hecho de cuerdas y tendones,
un revoltijo de carne con madera,
un instrumento sin mejores resplandores,
que lucecitas montadas para escena.

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Un testaferro del traidor de los aplausos,
un servidor de pasado en copa nueva.

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Un eternizador de dioses del ocaso,
júbilo hervido con trapo y lentejuela.

Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.
Qué cosa fuera, corazón, qué cosa fuera,
qué cosa fuera la maza sin cantera.



La letra es magnífica en boca, aunque no de fácil digestión. Por cierto, el sinsonte es un pájaro de Cuba.Hay versos mágicos, de belleza rotunda, nutritivos y sabrosos para mente y corazón. Puede que incluso cada uno le encuentre su propio sentido. El de Silvio, el autor, puedes contastarlo con el tuyo en este enlace.


La versión de Silvio





19 comentarios:

  1. Encontrar un porqué seguir escribiendo aquí...¿para hacerme feliz a mí, lectora ávida de tus maravillas?

    ResponderEliminar
  2. Para hacerte feliz, a ti que no conozco, que no sé desde cuando surge esa avidez que me emociona...

    Porque en ese maravillarse en torno a la palabra hay un complot de afecto en la distancia.

    Sí, esto me suena, ese es el espíritu de la Casa, merece la pena limpiar la barra y servir unas copas. A tu salud Ada, por ser vos quien seas.

    ResponderEliminar
  3. Como bien escribes, aquí seguimos desde el Norte.
    Te leo muy inspirado, será el cambio de aires.

    Las palabras de Januman son únicas y profundas por eso tienes que seguir haciéndolo. Aunque dejes esta Casa de Citas nunca dejes de escribir. Es parte de ti. Haces magia con el teclado.

    Yo también he estado en Castilla. Quien sabe, tal vez nos hayamos cruzado en estos días.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Ah, mi querida Edda, sí, vuelve la inspiración, y no, no son los aires, que también, sino, sobretodo, que este marinero retoma su barca ahora que nuevas coordenadas tintinean en el cielo, ahora que comienza a curarse de aquella peste melancólica que me enfermó y llevó a zozobrar.

    Quizás porque me ha costado tanto llegar a nado, por eso ahora pretendo cuidar mi barco y ajustar los rumbos.

    Me halagas con tu comentario, pero me llega mucho, baste saber que la magia permanece. Estoy releyendo las entradas del blog desde el principio (arqueología literaria para rescatar fósiles para la resurrección de la carne, cosas de tener más tiempo)y muchas veces no puedo por menos de emocionarme con vuestros comentarios. Tejimos en su día encajes de seda y oro que ahora da gusto tocar desde el recuerdo.
    Beeesos

    ResponderEliminar
  5. "En la Edad Media era costumbre azotar al mensajero portador de noticias, aunque ya no se le daba muerte."

    Pobres blogs, sufridas vidas las suyas.
    Ingrato destino,después de tanto empeño. Estimulante siembra y dulce cosecha. Mensajeros sí,desde lo profundo. Epicentro,también, de nuestras derivas ...
    Cuánto me alegro Januman de verle izar la bandera del proyecto y cuánto por comprobar que su mensajero aún tiene suficiente gallardía y don de gentes capaces de entretejer nuevos vínculos.
    Nada será igual. Ninguno lo somos.
    Pero qué demonios, Capitán, quizá seamos más viejos pero por ello un poco más sabios luego de haber sobrevivido a otra tormenta manteniendo el cascarón a flote.

    Suerte en su nueva botadura y que San Telmo le acompañe.

    ResponderEliminar
  6. Cherie Juncal, que acertado comentario... Sí, más sabios, mas viejos, más nosotros... Un placer leerte, como siempre.

    ResponderEliminar
  7. Me he leído de nuevo TOOODO el blog. Sí, de principio a final, comentario a comentario. Puede que os resulte extraño, pero es como releer el diario de mi vida. Extrañas sensaciones, ser espectador de tu pasado...

    Fuuuhh... para mla y para bien que dos años más intensos. Si supieras lo que hay tras cada entrada... No, no romperé el velo, tampoco es necesario.

    Gratitud, potente gratitud a aquellas que me habéis acompañado en este tiempo, mis queridas confidentes.

    Un beso en la distancia.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti.
    Forjamos un vínculo especial entre todos. Aún sigue vivo.
    Lo bien que lo hemos pasado en el blog. Reconozco que hubo momentos en los que me reí a carcajadas.
    Tú estás bien ahora?? Qué tal tu tripa?
    Recibido beso y te envío otro.
    Nos leemos ;-)

    ResponderEliminar
  9. Ahora? Tripa?
    Januman, creo que le toca :-p

    ResponderEliminar
  10. Ahora es una palabra hermosa, la puerta de la realidad. Ahora quiero que cada ahora no sea loseta de camino marcado, sino peldaño al mirador del futuro. Mi tripa es también ahora, digiere su pasado y tiene hambre de futuro. Está ahí, recordándome que no soy tan fuerte como mi alma anhela, me enseña a deslizarme por la percepción, entre el placer y el dolor, la serenidad de la pasión, aunque resulte extraño y, por cierto, difícil.

    Nos escribimos

    ResponderEliminar
  11. Bueno... y quedaba yo...

    Hola taberneros, buhardilleros, confidentes, ¿no? Prefiero compañeros de fatigas.

    ¡Qué entrada más bella, Mr.!
    Qué a gusto hemos estado todos en esta buhardilla donde se nos pidió que viniéramos cada cual con nuestra propia lencería, discreción... y alma.

    Toda una experiencia.
    Entre todos creamos una burbuja especial, entre todos nos ayudamos de alguna manera a superar soledades, a combatir aburrimiento, a luchar contra la pereza, a despertar...

    Baby en breve hará 3 años y Lady se ha propuesto tomarse en serio la vida, SU VIDA; así que aprendo poco a poco a beber del cuenco del instante, porque también me he cansado de beberme la nostalgia en cristal de Bohemia (gran metáfora, capi). También rescato al gusano del miedo... Y es que esta entrada ha salido de dentro y se nota, Mr. Es genial cuando liberamos las entrañas.

    Gracias por este regreso, todo un placer releerte y saber que poco o mucho, contribuimos en un momento de tu vida. Fue recíproco como he dicho antes. Nadie salió igual que entró.

    Brindo por y con vosotros; sacadme cervecita fresca y pinchad buena musiquita. Os leo, tarde, aunque parezca que no llego.

    Un besazo de corazón.
    Hasta prontito.

    LADY JONES
    Muak!!!

    ResponderEliminar
  12. Mi querida... (iba decir ma cherie, mais...):

    Quedabas tú, sí, quedan más pero no se las espera, son fotos sepias que adornan las vitrinas de nuestra barra, recuerdos que el presente diseca, pétalos de luz de un ayer que solo reverbera en el fondo de las copas.

    Fuiste la primera lectora que llegó al blog sin conocerme. Recuerdo que confundiste mi barco con el otro corsario corazón de palo. Inventamos juntos un fraseo propio de barman a cliente, aprendimos a intuir lo que nos iba a gustar y a darnos collejas y besos según terciara.

    Por eso, aunque tu bay y tu vida te reclamen y tus visitas se espacien, tienes taburete reservado ( pegadito a la barra), tu grossen jarra en el congelador y la gramola con tus discos dedicados.

    Besazos pour toi y besitos para Baby

    ResponderEliminar
  13. ¿Problemas en astilleros?

    ;-)

    Se te saluda.

    ResponderEliminar
  14. En astilleros tenemos exceso de carga de trabajo.... Lo que es bueno para mí y malo para el blog. Tengame paciencia, prometo construir un bajel para vos que deje estelas en la distancia que nos mantiene unidos. Besos

    ResponderEliminar
  15. Bajel.
    Vale.
    Pero espero que no sea pirata con cien cañones por banda. :-)
    Es tiempo ahora de mar en calma perfecta para dibujar en blando movimiento
    olas de plata y azul...
    En espera de sus estelas se despide con afecto
    Juncal.

    ResponderEliminar
  16. No Juncal, será bajel de viaje de placer, espero...

    Estelas de afecto y... de paciencia.

    ResponderEliminar
  17. El placer (decía yo) :-)

    Pero puestos a reconocer su condición, CONFESIONES y penitencia et aquello de : Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti ...
    ¿No era así?
    Y volver a empezar de 0.
    Un nuevo punto de partida, Capitán.

    Mis saludos

    ResponderEliminar